jueves, 11 de noviembre de 2010

El Papichulo se fue (gracias, adiós)

Quería compartir con vosotr@s algunos fragmentos que he leí esta mañana en Es hora de hablar. Su reflexión sobre la visita del Papa no tiene desperdicio.



Bueno señoras y señores, ya pasó la arrogante tormenta vaticana y espero que vuelva la calma después, ya que el señor de blanco se despachó a gusto este fin de semana de visita con todos los gastos pagados. La verdad es que no he visto ni oído prácticamente nada de lo que dijo o hizo porque eso es precisamente lo que me interesa lo que pueda decir o hacer este señor, nada.

De todas formas ha sido inevitable empaparse de su visita, porque se convirtió en el pan nuestro de cada día durante una semana de penitencia.

No me extraña que Zapatero huyera a Afganistán y sólo regresara para cerciorarse de que la horda vaticana regresaba por donde había venido, yéndose todos a tomar viento fresco (lo digo por el viaje en avión, además de por el viento que se ha levantado y por la brusca bajada de temperaturas de estos últimos días).

El Papa tenía tanta incontinencia verbal que antes de poner tierra en España ya rajó contra el laicismo de en nuestro país, no esperó ni a que se apagara la luz que permite desabrocharse los cinturones de seguridad del avión. Personalemente me sorprendió conocer que el avión fue escoltado por cazas del ejército, ¿acaso es que no confía en la protección divina? Nunca he entendido esta obsesión por la seguridad del Papa, si le pasara algo, dios no lo quiera, sería precisamente porque así lo ha querido éste. De igual modo que quiso desviar la bala cuando atentaron contra Juan Pablo II, sin impedir lo más sencillo, que hubiera sido evitar que se produjera el disparo. Pero no lo hizo, a pesar de su omnipotencia, simplemente para no fastidiar el negocio de Fátima, ya que hubiera echado por tierra una de sus revelaciones. Nadie tiene una visión empresarial mejor que la de dios, desde ahí arriba tiene desde luego una vista privilegiada, como la vida que lleva su representante aquí abajo.

Parece ser que este mini-tour no ha tenido el éxito esperado por las groupies y fans pontifícios e incluso se comenta que los premios MTV han tenido más tirón que el reparto de hostias vaticanas a diestro y siniestro, tanto por Santiago como por Barcelona. Aunque a mí personalmente no me consuela lo de la MTV."

(...)

"Entrando ya en materia, su Santidad, en un alarde de coherencia y como representante de dios en la tierra, defiende cualquier forma de vida y, al mismo tiempo, se opone con el celibato de los suyos, a la perpetuación de la especie. Aunque si eso significa que nuestra especie no generará más espécimenes como él, desde aquí aplaudo el celibato católico. No sé como se puede defender la vida evitando que ésta se genere, de hecho, salvo contadas excepciones, concretamente sólo una, la de la Virgen María, es técnicamente imposible engendrar un ser humano practicando el celibato. Sólo habría una posibilidad, la inseminación artificial, a la cual también se oponen porque es ciencia.

(...)

Benedicto XVI, como digo, habló de "laicismo beligerante", diciendo que le recordaba a los tiempos de la República. Esto lo dijo poco antes de que una atea, divorciada y ex-republicana (hasta que se convirtió en "princesa", con permiso de la Esteban) se postrara ante él . Cuando vi la imagen que acompaña a esta entrada en el periódico pensé que estábamos de nuevo en la Edad Media, pero no, era la España del siglo XXI. El Papa y la Familia Real apoyándose mutuamente en una anacrónica imagen para el recuerdo y espero que para el olvido en un futuro no muy lejano. Ojalá el Papa tenga razón en este aspecto, y no mienta como en todo lo demás, y esté cerca una nueva república, en la que la educación esté por encima de las supersticiones y el parlamento engulla la figura simbólica, pero cara, no sólo por el rostro, sino por lo que cuesta, del rey y su familia.

Habló también del importante papel de las mujeres, en su variante de florero, dentro del catolicismo. A ellas les corresponde las tareas de procrear, cuidar a los hijos y, si es posible, no pensar por sí mismas, además de servir en conventos a los curas vividores y hacer esos pastelitos y dulces que son gloria bendita.

Se ha criticado que Zapatero no lo recibiera, aludiendo a su condición de Jefe del Estado Vaticano, aunque si alguien realmente pensara que este señor es Jefe de un Estado y no un showman, y no lo dicen sólo de boquilla, estas sandeces con las que nos ha obsequiado el fin de semana, en el que se ha comportado como el típico desagradecido que invitas a tu casa y acaba criticando la comida, el color de las cortinas e incluso encuentra una pelusilla correteando por el pasillo. Como digo, si se le diera ese status, sus declaraciones supondrían una injerencia inaceptable en la política interna de nuestro país, con el consiguiente conflicto diplomático.

El Papa denunció también "el vivaz enfrentamiento entre fe y modernidad", es decir entre modernidad y antigüedad o vetustez. Sin duda la modernidad va en contra de la tradición y jerarquía católica, que se caracteriza precisamente por su cerrazón. De hecho el omnisciente dios nos ha bendecido esta semana con un temporal de viento y lluvia para que se aireé y purifique un poco el país después de esta visita, ya que el paso de esta tropa de retrógrados provinientes de Roma ha dejado un ambiente turbio e irrespirable.

El domingo había dos opciones en la televisión, ambas relacionadas con el motor. Personalmente, antes que presenciar el paseo del Papamóvil, preferí la carrera de Brasil de Fórmula 1, aunque ver rodar al coche de Alonso es bastante más barato que el ciruito urbano que se montó para la visita papal. Además, el Papa siempre hace la pole porque le gusta ser el primero de la parrilla, aunque estas "parrilladas" del siglo XXI, ya no son como las que solían organizar la añorada inquisición en sus tiempos de esplendor o evangelización. Como leí en un comentario "el Papa que representa a un dios inexistente visitando la tumba de un apóstol que nunca estuvo en Santiago".

Bueno, no me extiendo más que acabaré durmiendo al respetable y hay muchos que aún se han recuperado de la misa del domingo. Hoy acabaré con una canción de Queen interpretada por Freddie Mercury que, como diría el gran cabrón de Bruselas (lo llamo así porque es algo más que un simple borrego dentro de la Iglesia, aunque hay quien prefiere llamarlo arzobispo), murió "justamente" al contraer el SIDA. Una enfermedad que, según ese espécimen, supone un "acto de justicia", ya que "jugar con la naturaleza del amor conduce a catástrofes así" (a lo que yo añadiría que, "el no cascársela con regularidad conduce a este tipo de pajas mentales"). Será por eso mismo que en África mueren a diario niños "ajusticiados", no por no usar condones que evitarían la transmisión de la enfermedad, sino porque son unos viciosos, sobretodo los recién nacidos.

En fin, la canción se titula "Is this the world we created?" y plantea una pregunta que sigue abierta: si existe dios y éste creó el mundo, ¿qué hemos hecho nosotros con el mundo que creó?

Después de oírla más de uno creerá que Mercury merecía ser portador de esa justicia y que el Papa merece a sí mismo ocupar ese trono de oro del que se habla en la canción. Curiosamente, esta canción se interpretó en un concierto benéfico para ayudar a erradicar la pobreza de África, algo que no le interesa a la Iglesia Católica, ya que se nutre de la miseria y desesperación de los más necesitados, prometiéndoles una vida mejor después de ésta, mientras ellos se pegan la gran vida aquí y ahora "por si las moscas".

7 comentarios:

PopChubby dijo...

Espero que alguien le pase las cifras de asistencia al papichulo ese y nos olvida de una vez, que mucho criticarnos pero nuestra pasta no le importa que venga de laicos, abortistas, lesbianas y gais, con lo que le pagamos debería bendecirnos e irse.
Otra cosa, no solo hablo del papel de la mujer en la iglesia como florero, hablo en general del papel de la mujer como florero, escoba y hembra para parir.
Saludos.

Hormiga dijo...

tomaaaaaaa!!!! lo de la princesita arrodillada es la bomba, le falta subirle la túnica esa y agradecérselo un poco más!

la vecina del quinto dijo...

Hormiga, ahí le has dao.

lesvi's dijo...

Chapó.

SiendoYo dijo...

Wo,que entrada tan genial, clap,clap,clap, me quito el sombrero =)

Iglesia = Mafia

Besos

Nosu dijo...

genial análisis, me ha encantado

Butterflied dijo...

Sin palabras, pedazo de entrada.

Badabollo Productions

Loading...